Empresas fintechs son vulnerables al lavado de dinero

Comparta el artículo

Raymundo Pelayo, Socio de Salles Sainz Grant Thornton especializado en prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, advierte que la falta de difusión sobre la serie de cumplimientos en prevención de lavado de dinero que marca la Ley Fintech hace vulnerables a las empresas de tecnología financiera a estos delitos.

“Las empresas fintech que actualmente operan en México no son de reciente creación, tienen ya una trayectoria de varios años y están llegando al país con una estructura muy fuerte en materia de prevención de lavado de dinero. Las que más preocupan son las start ups, empresas emergentes con modelos novedosos que se originan de cero y quieren entrar al mercado.

“Hemos detectado que quienes se acercan a nosotros para implementar una entidad fintech o una financiera a través de las nuevas tecnologías, no han desdoblado todas las obligaciones que deberán de cumplir ante diversas autoridades financieras y que tienen una complejidad mucho más elevada que el sistema financiero tradicional”, añade el experto.

La Ley Fintech regula modelos de negocio que permiten realizar operaciones a través de una plataforma digital y conlleva una serie de disposiciones del Banco de México, de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) y de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), entre otras entidades.

“El empresario no puede dejar un cabo suelto si desea implementar una empresa fintech, porque ésta puede ser utilizada como medio para lavar dinero sin que él se dé cuenta, y poner en riesgo su patrimonio. Es muy importante identificar las disposiciones de las autoridades en México y cumplirlas rigurosamente para evitar ser afectados por alguna operación ilícita”.

De acuerdo con Pelayo, los modelos de financiamiento colectivo o crowd funding y los pagos a través del teléfono celular mediante Cobreo Digital (CoDi) son los más susceptibles a riesgos de este tipo.

“Tanto en las áreas jurídica, tecnológica y contable debe haber un soporte para identificar si la empresa está siendo utilizada por un tercero para lavar dinero. Debe haber controles más allá del estándar de acuerdo a cada modelo de negocio. Lo más conveniente es acercarse a despachos multidisciplinarios que puedan asesorarlos en materia de riesgos, control interno, gobierno corporativo, prevención de lavado de dinero para diseñar con éxito una empresa fintech”, concluye el socio de Salles Sainz Grant Thornton.


Comparta el artículo