La fintech Micappital abre sus puertas a la inversión de las mujeres

Comparta el artículo

La fintech Micappital ya tiene 12 millones de euros bajo asesoramiento de unos 500 inversores y sus planes para 2020 son muy ambiciosos. Pretende alcanzar los 5.000 clientes en tan solo cuestión de año y medio. Y si de algo están satisfechos sus fundadores, Miguel Camiña y Borja Nieto, es de haber incorporado a las mujeres y, en particular, a las madres con hijos al mundo de la inversión, un terreno hasta ahora ‘vetado’ para ellas.

Estos dos ex banqueros de Abante se lanzaron a montar su propia banca privada digital con la ambición de “ser el mayor asesor, sin necesidad de tener el dinero de los clientes”, asegura Camiña. Ambos se reparten el 80% del capital social a partes iguales y se hicieron EAF en 2017, aunque en el mercado solo llevan un año, el 2018. Para 2019, su objetivo eran los 1.000 clientes, y ya van por la mitad sin haber consumido aún la mitad del año.

“Nosotros solo queremos la confianza de los clientes”, reafirma Nieto. Por eso, únicamente cobran una comisión de éxito de hasta 20 euros mensuales solo si el cliente gana. Es la vía más directa para demostrarle a los inversores su alineación de intereses.

Su modelo de asesoramiento consiste en trabajar sobre la gama de fondos de inversión y planes de pensiones que tienen los bancos con los que operan sus clientes, ya sea una arquitectura abierta o cerrada. Colaboran con 19 entidades, pero su principal caladero son bancos como Bankinter, ING o Renta 4, más acostumbrados a tener arquitectura abierta o semiabierta de fondos. “Hay bancos que no recomendamos porque no tienen una oferta global y diversificada de fondos o porque tienen comisiones muy altas”, explican en una entrevista para Bolsamanía. Sobre todo, excluyen a las cajas y a las cooperativas profesionales.

DE LAS MADRES CON HIJOS A LATINOAMÉRICA

El público objetivo al que se dirige esta fintech madrileña es mucho más generalista que el de otros roboadvisors. “Podemos ayudar a gente que nunca ha invertido y que tiene el dinero perdiendo valor en una cuenta corriente”. Ese es su ‘leit motiv’. Su cliente medio tiene 14.000 euros asesorados por Micappital. “Los otros roboadvisors se enfocan en clientes que ya invierten pero que buscan entrar en mercado con un precio menor”, comparan.

Esta aproximación financiera y su avanzada plataforma tecnológica les valió el título de “mejor startup fintech de Madrid” en el BBVA Open Talent de 2017. Desde entonces, han atraído clientes de toda España, con especial interés desde Barcelona y el País Vasco. Según un estudio interno realizado por la firma, hay en España unas 40 millones de cuentas corrientes identificadas como retail que están perdiendo poder adquisitivo frente a la inflación con los tipos al 0%. Es aquí donde quieren centrar su estrategia de captación.

A día de hoy, un 52% de sus clientes son millennials de hasta 35 años. “Es su primera experiencia como inversores. Son difíciles de convencer, pero después son muy agradecidos”, señalan Camiña y Nieto. Pero un foco relevante son las mujeres. Un 30% de todos los inversores que están en Micappital son mujeres, y entre un 10% y un 15% de sus 500 clientes actuales son madres con hijos. “Es un grupo algo más pequeño, pero con mucho potencial de crecimiento. Valoran la disponibilidad y la sencillez de nuestra aplicación y eso les ayuda a romper con el estigma de que ‘el dinero es cosa de hombres’. Queremos ayudar a que cada vez más mujeres se incorporen al mundo de la inversión”, afirman estos dos nuevos banqueros privados digitales.

Su próximo paso, aunque todavía no lo tienen definido ni saben cuándo lo darán, será saltar a Latinoamérica. Ya tienen algunos clientes procedentes de esta región. “Allí están casi los mismos bancos que en España y los latinoamericanos tienen un perfil inversor muy parecido al nuestro”, indican.


Comparta el artículo