CaixaBank se une con Global Payments e Ingenico Group para crear aceleradora de start-ups

Comparta el artículo

Anticiparse al futuro o morir. Así parece entenderlo CaixaBank, quien ha anunciado una alianza con Global Payments, la empresa estadounidense que ofrece servicios de tecnología a nivel global, e Ingenico Group, la compañía francesa que provee tecnología para garantizar transacciones electrónicas seguras, con la finalidad de crear una aceleradora de start-ups.

El nombre de esta aventura conjunta lleva por nombre Zone2boost, dispondrá de un capital de cinco millones de euros durante los primeros tres años y estará dividida en cuanto a su control de la siguiente forma: CaixaBank y Global Payments dispondrán cada uno de 40% de las acciones, en tanto que Ingenico Group se hará cargo del 20% restante.

El foco de Zone2boost estará puesto en aquellas start-ups que concentran sus esfuerzos en los medios de pago y el comercio electrónico, a las que se les otorgará una suma de capital situada entre 100,000 y 200,000 euros. Las expectativas iniciales contemplan que en un principio sean de ocho a diez empresas por año las que se sitúen bajo el paraguas de la nueva organización, pero una vez que la aceleradora se desarrolle de manera óptima, se espera abrigar a cuando menos 30.

La sede de Zone2boost será la misma donde CaixaBank tiene su centro operativo, Barcelona, y específicamente estará situada en el Pier 02 (aún en construcción) del proyecto Barcelona Tech City, la asociación que pretende integrar a los actores que forman parte del ecosistema tecnológico local de la capital de Cataluña, así como incorporar también a los protagonistas del ámbito internacional.

En palabras de Juan Antonio Alcaraz, director general de CaixaBank, si bien el objetivo primario es potenciar el desarrollo de tecnológicas noveles, no menos importante es “convertir a Barcelona en una referencia en Europa en el desarrollo del e-commerce y los tipos de pago”.

El tiempo estimado de aceleración que se tiene contemplado en Zone2boost es de seis meses a dos años y contempla, principalmente, a aquellas start-ups que se encuentran en la primera etapa de su desarrollo.


Comparta el artículo