Washington y París se enfrentan por la tasa Google; coinciden en torno a la Libra de Facebook

Comparta el artículo

No se esperaba que fuese de otra manera. La aprobación en París la semana pasada de lo que ya se conoce como tasa Google, en rigor un impuesto que grava las ventas de las empresas tecnológicas extranjeras que tengan lugar Francia, ya produjo un primer desencuentro entre Francia y Estados Unidos durante la Cumbre de Ministros de Economía y Finanzas del G7 que tiene lugar estos días en la ciudad de Chantilly.

Pese a la persecución de la que están siendo objeto en este momento las llamadas GAFA (un acrónimo que alude a las tecnológicas Google, Amazon, Facebook y Apple) en Estados Unidos, Washington se opone abiertamente a la aplicación de este gravamen que fiscalizaría en 3% las ventas de las empresas con ingresos superiores a los 750 millones de euros, cuando 25 millones de los mismos hayan tenido su origen en Francia. En consecuencia, el gobierno del inquilino de la Casa Blanca estudia aplicar sanciones a París.

Bruno Le Maire, ministro francés de Economía, aseguró que la iniciativa de ley aprobada la semana pasada no tiene ningún destinatario en particular, y expresó confianza en convencer a sus contrapartes de que es necesario lograr un acuerdo sobre esta tasa que permita alcanzar una solución el próximo año en el marco de la OCDE sobre los impuestos que se apliquen a las grandes tecnológicas. De lograrse este, subrayó Le Maire, Francia estaría dispuesta a retirar su gravamen.

El tema que no generó discrepancias sino un consenso unánime, fue el de la creación de la criptomoneda Libra que Facebook promueve en conjunto con un conglomerado de 27 empresas, un asunto que los siete ministros coincidieron en llamar “preocupante”, y que ha permanecido en la agenda mundial desde su anuncio el pasado mes de junio.

“Hoy las condiciones no están dadas para que la criptomoneda Libra que propone Facebook pueda ponerse en marcha”, señaló Le Maire. La voz del ministro francés se suma a la de su homólogo estadounidense, Steve Mnuchin, secretario del Tesoro, quien días antes expresó lo que decenas de legisladores y banqueros de todo el mundo han señalado repetidamente: que la Libra termine siendo un medio para evadir al fisco a para lavar dinero.

Hace dos días, sin más, el senador demócrata por Ohio, Sherrod Brown, durante la comparecencia de David Marcus, vicepresidente de Productos de Mensajería de Facebook, ante el Comité Bancario del Senado de los Estados Unidos, exclamó sin pudor: “Facebook es peligroso”.

Más allá del rechazo generalizado que ha provocado la iniciativa de la empresa de Mark Zuckerberg, es inevitable advertir que en tanto la creación de esta nueva divisa virtual podría suponer la creación de un sistema financiero alterno a nivel global, los bancos centrales de todo el mundo y el establishment financiero parecen demasiado asustados ante la mera posibilidad de que eso suceda.

Las discusiones entre los ministros de Economía y Finanzas del G7 continuarán el día de hoy en Chantilly, Francia.


Comparta el artículo