Marcela Zetina, directora de Innovación Abierta en BBVA: “La crisis del 2008 es el origen de las fintechs”

Comparta el artículo

Marcela Zetina tiene 30 años y es directora de Innovación abierta y Open Banking en BBVA México, la división que se encarga de atraer a las startups que han desarrollado soluciones innovadoras en el terreno de las finanzas tecnológicas, con la finalidad de acelerar su desarrollo y potenciar sus objetivos, a la vez que expandir y desarrollar el ecosistema creado por la institución financiera.

Zetina, que está a cargo del departamento desde hace cuatro años, también es la promotora del BBVA Open Talent 2019, un certamen que pretende incentivar a aquellas noveles empresas que han desarrollado una idea afín a los intereses del banco y cuya premiación tuvo lugar durante la celebración de la Finnosummit México 2019 que tiene lugar estos días en la Ciudad de México.

En torno a su rol como cabeza de un área relativamente nueva en el organigrama de una institución bancaria con más de 100 años de antigüedad, y que hoy representa a la vanguardia en la implementación de soluciones tecnológicas en BBVA, Banca Fintech conversó con ella.

¿Qué dirías que le está enseñando la banca tradicional a las startups, y viceversa: que están enseñando las startups a la banca tradicional?

Creo que lo que estamos enseñando a las startups es un poco de regulación relacionada a cómo llevamos los procesos internos, de operación, porque al final somos una organización con mucho tiempo y muy grande, y eso implica muchos mecanismos para que las cosas puedan salir bien y cumplir con las normas que nos corresponden. Y eso no necesariamente todas las fintechs lo tienen porque no existía formalmente una regulación, una Ley Fintech. Por el otro lado, nosotros aprendemos de las startups la manera en que se mueven tan rápido: ellos son muy ágiles en desarrollar productos de nicho, y entonces hay ocasiones en que nosotros abarcamos tantas cosas que no nos enfocamos en las necesidades particulares de los clientes.

¿Podrías describir qué es lo que hacen específicamente en Open Innovation?

Nosotros trabajamos para que los emprendedores puedan trabajar y conectar con el banco, y que lo puedan hacer de una manera mucho más ágil de lo que quizá les costaría si tocaran una puerta de forma individual. Somos ese puente entre el banco y el ecosistema de emprendimiento, porque nosotros, aunque trabajamos mucho con startups, también trabajamos con universidades, con otros corporativos que también están haciendo innovación, con fondos de inversión, aceleradoras, y buscamos incentivar el sistema de emprendimiento en México a través de diversos programas y proyectos. Mi trabajo en el día a día es hablar con emprendedores, entender cuáles son sus necesidades y entender cómo BBVA puede cubrirlas para que ellos puedan seguir existiendo y eventualmente le puedan vender su solución al banco a través de una proveeduría o bien puedan hacer un tipo de negociación con BBVA mucho más profunda.

¿Eso incluye hacer trabajo de scouting?

Hago también el trabajo de scouting, siempre tengo que estar haciendo scouting, porque si no fuera así me quedaría sentada en mi silla, esperando a ver a qué hora me llega la innovación. Nosotros tenemos que ir a buscarla, por eso acudimos a muchos eventos como éste, en el que podemos conectar con muchos emprendedores y, además, escuchamos el pitch de muchas startups, porque aunque hayas escuchado muchas veces de esa startup y pienses que ya sabes lo que hacen, tal vez hicieron un pivoteo de su solución y ahora la ofrecen de una manera distinta y justo funciona para el banco en ese momento.

¿En BBVA tienen identificado el porqué este auge de la industria fintech en México, al punto de que no parece que existan otras áreas de inversión?

Yo siento que se origina en la crisis financiera en Estados Unidos en 2008, justo cuando deja de existir tanta confianza en relación a los bancos, y se crea una desconfianza hacia las instituciones financieras. En ese momento un grupo de emprendedores decide empezar a resolver problemáticas a las que se estaba enfrentando el mercado estadounidense, tiene mucho que ver con eso. Así es como empiezan a nacer las fintechs, los inversionistas empiezan a meter el capital en estas soluciones y comienza una ola de un sector, en específico. Y eso siempre pasa, siempre llegan en olas. Fue el caso de healthech, de e-tech, de la industria de la música, el retail… entonces creo que, al final, son los momentos que las industrias viven hasta que tienen su instante de disrupción. De modo que después se vuelve algo natural. En su momento en la música llegó, y también en el video, y en el mundo del hardware comenzó hace muchos años más. Entonces creo que ahora estamos viviendo la ola fintech y tal vez, eventualmente, termine, de modo que las fintechs que existen desde hace mucho tiempo seguirán ahí, y quizá se crearán algunas nuevas, pero creo que estamos llegando casi a la cima en el mundo de soluciones fintech y ahora tenemos que hacer que maduren.

¿Dirías que es un fenómeno millenial, tiene que ver la cultura millenial con esto?

No estoy segura, la verdad es que no lo creo. Al final todos los millenials van a empezar a tener una vida común: se van a casar, van a tener hijos, van a necesitar una hipoteca. Yo soy millenial, aunque tal vez no lo parezca, y ya empiezo a tener estas necesidades de un crédito hipotecario, uno personal, una base sólida, y eso no quiere decir que una solución fintech me vaya a ayudar más que lo que me ayude un banco tradicional.


Comparta el artículo