La tienda venezolana Traki introduce cajeros automáticos para la compra de Bitcoin y Dash

Comparta el artículo

En Venezuela hacen falta muchas cosas, desde medicamentos hasta productos de consumo básico, circunstancia que tiene sumido al país sudamericano en una crisis política y social desde hace algunos años; en cambio, hay algunas otras que, paradójicamente, sugieren un negocio de nicho que alguien desea aprovechar. A río revuelto, dicen, ganancia de pescadores.

Traki, una de las tiendas departamentales más grandes y de mayor aceptación en Venezuela, y la cual desde hace tiempo ha incorporado transacciones con criptomonedas, implementará en varias de sus sucursales cajeros automáticos en los que podrán adquirirse las criptomonedas Bitcoin y Dash, en lo que parece una afrenta a la actual situación del pueblo venezolano y, sin embargo, con todas las contradicciones que conlleva, sugiere un área de oportunidad y un refugio a la economía de una nación que ha colapsado. 

Veinte: Venezolana de Intercambio, una casa de cambio de criptodivisas, y CriptoTraki, la novel división de Traki dedicada a impulsar el comercio de la cadena a través de las monedas virtuales, son las responsables de esta iniciativa que por el momento sólo permitirá la compra en los cajeros de Bitcoin y Dash, para lo cual únicamente se aceptará el pago en dólares estadounidenses.

Las unidades comenzarán sus operaciones este viernes 4 de octubre y funcionarán de la siguiente manera: el usuario que desea adquirir una criptodivisa pone en funcionamiento el cajero y selecciona una de las dos monedas virtuales disponibles; acto seguido escanea el Código QR de su billetera digital, ingresa los dólares en la ranura correspondiente y, de forma automática, el monto adquirido en criptodivisas pasa a engrosar los fondos de su wallet.

Pese a lo disparatado que pudiera parecer este proyecto, guarda lógica con la circunstancia de tratar de reactivar la economía de Venezuela, así sea a partir de refugiarse en un sistema financiero alterno, no regulado del todo ni aceptado por el establishment bancario internacional, pero al que el Banco Central de Venezuela ya le hecho guiños según un reporte de la agencia Bloomberg, que señala que el BCV está realizando pruebas para determinar si puede resguardar criptodivisas dentro de sus arcas.

El discurso de CriptoTraki se ajusta maliciosamente a ello: “Pueden ser un resguardo de valor frente a la devaluación de la moneda venezolana y también puede utilizarse como forma de pago”, comentó Maiker Gómez, director de esa área, a el diario El Nacional.

El hecho de que, por el momento, sólo será posible adquirir criptomonedas y no venderlas, apunta en esa dirección. Sin embargo, tanto Veinte: Venezolana de Intercambio como CriptoTraki han asegurado que habrá de implementarse una segunda fase en la que los usuarios podrán vender sus monedas digitales.

De locos, sin duda, pero mientras se determina el tamaño de la locura, en Venezuela ya existen cajeros automáticos para comprar Bitcoin y Dash. 


Comparta el artículo