Suena la campana: sólo restan tres millones de unidades de Bitcoin por minar

Comparta el artículo

De un universo de 21 millones que fueron producidos, hoy sólo restan tres millones de unidades de Bitcoin por minar. El número 18 millones habría sido extraído la semana pasada de la cadena de bloques de acuerdo a lo publicado por Anthony Pompliano, cofundador y socio de Morgan Creek Digital, y acaso uno de los más grandes propagandistas, si no demagogo, de la criptomoneda más popular y valiosa del mundo.

En un tweet que publicó en su cuenta el pasado 18 de octubre, Pompliano, el emprendedor, inversionista y millonario estadounidense para quien el Bitcoin más que un objetivo parece una cruzada y se ha convertido en uno de los analistas más respetados de las noticias relacionadas con las criptodivisas, da cuenta de lo anterior de la misma manera en que el dueño de un bar hace sonar una campana para anunciar que es la última oportunidad de pedir una ronda.

“El Bitcoin 18 millones fue extraído en el último bloque de transacciones. Sólo #restantresmillones en total y 375,000 por minar antes de la siguiente recompensa de bloque cortado a la mitad”, escribió Pompliano, quien además agregó una gráfica con el conteo regresivo del tiempo que falta para que ocurra dicho evento, el cual se contempla tenga lugar, tentativamente, el 14 de mayo de 2020, de acuerdo al sitio web BitcoinBlockHalf.

En la medida en que el número de unidades de Bitcoin que restan por ser extraídas al asegurar la cadena de bloques continúa disminuyendo, la reducción a la mitad de la criptodivisa también se aproxima. Consecuentemente, la suma de unidades de Bitcoin creadas a partir de cada nuevo bloque será fraccionada a la mitad y la recompensa se verá reducida de 12.5 a 6.25 monedas. 

El que sólo resten tres millones de unidades de Bitcoin para ser minadas, no hace otra cosa más que incrementar la competencia por obtenerlas, si bien, a diferencia de otros activos, ello no necesariamente implicará que su valor en el mercado se incremente, toda vez que en el caso del Bitcoin siempre ha sido meramente especulativo y no ha sido regulado ni respaldado por el establishmentfinanciero mundial, pese a la gigantesca industria que se ha generado en su entorno.

Lo anterior tampoco implica, empero, que el Bitcoin pueda apreciarse en los próximos meses y fortalezca de ese modo su papel como la criptodivisa más valiosa del mundo. Por lo pronto, el bartender ha hecho sonar la campana: última oportunidad para pedir otra ronda. Pero no de whisky o cerveza, sino de Bitcoin.


Comparta el artículo