El Banco Popular de China y Huawei establecen acuerdo de investigación en torno a monedas digitales

Comparta el artículo

Repentinamente las cosas se han acelerado en China en relación a la blockchain. Luego de que días recientes el presidente Xi Jinping instase a su país durante una sesión del Comité Central del Buró Político que se celebró en Beijing a adoptar la tecnología de cadena de bloques, no sólo el discurso oficial en relación a este tema parece haberse alterado significativamente, también sus acciones y lo que éstas representan.

Hacia esta dirección apunta el convenio estratégico que han establecido el Banco Popular de China y el gigante asiático de las telecomunicaciones Huawei, en específico con el Instituto de Investigaciones de Divisas Digitales de esa entidad, de acuerdo a lo expuesto en una reunión realizada en la sede de la compañía en Shenzhen y a la que asistió Fan Yifei, vicegobernador del Banco Central, la cual fue hecha pública a través del canal WeChat de la empresa.

Los detalles del acuerdo, sin embargo, no fueron revelados de modo que no es posible por el momento determinar la naturaleza de la alianza entre ambos participantes. No obstante, y dado que en China existe una prohibición que pesa sobre las criptodivisas –si bien la adopción de la tecnología blockchain no necesariamente implica una contradicción en este sentido–, el momento elegido para establecer un convenio entre el Banco Popular de China y Huawei, parece todo, menos azaroso.

La fundación del Instituto de Investigaciones de Divisas Digitales del Banco Central de China, tuvo lugar el mismo año (2017) en que los reguladores del gobierno de Beijing prohibieron la creación y la venta de monedas virtuales y tokens, al tiempo que clausuraron los establecimientos dedicados al comercio de las mismas, aduciendo que facilitaban la recaudación ilegal de fondos, así como los llamados esquemas piramidales.

Paralelamente, en los últimos años Huawei ha incursionado en la investigación y desarrollo de la cadena de bloques y su avance más significativo ocurrió el año pasado, cuando lanzó una plataforma de servicio basada en Hyperledger (Blockchain Service), la cual fue presentada un mes más tarde de la aparición del proyecto conjunto entre ambas compañías, el cual llevó por nombre Caliper.

La alianza entre el Banco Popular de China y Huawei podría no significar nada más que eso: un esfuerzo conjunto entre una compañía privada y una entidad gubernamental, destinada a analizar el momento actual que vive el mundo en pleno auge de las empresas financiero-tecnológicas. Sin embargo, valdría recordar esa máxima no escrita que asegura que en política no suelen existir las coincidencias.


Comparta el artículo