Santander adquiere 50.1% de la operación de Ebury, la fintech británica especializada en divisas para pymes

Comparta el artículo

Las fintech continúan ganando terreno y apoyos, y una buena parte de ese avance proviene de la banca tradicional que desde hace algunos años se ha rendido al hecho de que las financiero-tecnológicas representan el futuro del sector. Es el caso de Ebury, la plataforma británica de pagos y divisas para pymes, que ha vendido el 50.1% de sus acciones a Banco Santander, de acuerdo a un comunicado emitido por ambas compañías.

La operación esta cifrada en 350 millones de libras esterlinas (alrededor de 455 millones de dólares), cifra de la cual 70 millones corresponden a la emisión de nueva acciones cuyo objetivo es apuntalar los planes de expansión de la startup en mercados emergentes situados en Asia y en América Latina, que se sumarían a sus operaciones en EuropaMedio OrienteAustralia y Hong Kong.

La inversión de Santander, por supuesto, no es meramente un acto de fe: el banco español confía en que hacia el año 2024 obtendrá una rentabilidad del capital dispuesto para esta operación que habrá de superar 25%. Los actuales inversionistas de Ebury, por su parte, volverán a invertir de nuevo en la compañía y ésta se mantendrá operando de manera independiente como lo ha hecho hasta ahora.

“Las pequeñas y medianas empresas son un motor fundamental de crecimiento en todo el mundo. Aportan hasta el 60% del empleo total y 40% del PIB de las economías emergentes”, señala Ana Botín, CEO de Santander en el comunicado que fue enviado a los medios de comunicación. “Santander es el banco mejor posicionado para acompañar a las pymes en su expansión internacional facilitándoles servicios globales de financiación al comercio. El acuerdo alcanzado con Ebury nos permitirá ofrecer a las pymes productos y servicios que antes solo estaban al alcance de las grandes empresas de un modo más rápido y eficiente”.

Ebury, que en la actualidad cuenta con más 43,000 clientes en Europa y realiza transacciones en más de 130 divisas, opera en 19 países del mundo en los que tiene distribuidos a casi un millar de empleados. Desde su surgimiento el año 2009, se especializó en la gestión de servicios personalizados en el ámbito de las divisas, siempre dirigidos a las pequeñas y medianas empresas.

“El nuevo capital de Santander y de los accionistas nos permitirá continuar invirtiendo”, apuntaron Juan Lobato y Salvador García, ambos cofundadores de la empresa y en la actualidad CEO y consejero, respectivamente. “Combinar un gran banco con una fintech ágil nos permitirá ofrecer a nuestros clientes lo mejor de ambos mundos: se pueden beneficiar de nuestra tecnología y nuestro servicio y, al mismo tiempo, de la seguridad y la certeza de trabajar con una de las entidades financieras más importantes del mundo”.


Comparta el artículo