Mientras llegan mejores tiempos para la Libra, Facebook lanza en Estados Unidos un sistema de pagos

Comparta el artículo

Cuando no puedas atacar a tu enemigo de frente, tu mejor opción es flanquearlo. Esa parece ser la nueva estrategia de Facebook, que luego de acumular rechazos y críticas en torno a su proyecto de crear una criptomoneda, acaba de lanzar Facebook Pay, un sistema de pago creado para facilitar ciertas transacciones monetarias a través de sus cuatro plataformas: Facebook, Messenger, Instagram y WhatsApp.

Mediante un comunicado publicado en su página de noticias que firma Deborah Liu, vicepresidenta de Mercado y Comercio de la empresa, la red social fundada por Mark Zuckerberg detalló que si bien sus usuarios ya hacen uso de sus aplicaciones para comprar productos y servicios, donar dinero o transferirlo entre ellos mismos, con la incorporación de Facebook Pay estas operaciones serán más sencillas de realizar, al tiempo que el nivel de seguridad habrá de incrementarse.

La herramienta, que entrará en funciones esta semana en Estados Unidos únicamente en las plataformas Facebook y Messenger, podrá ser utilizada de inmediato para entregar y recibir donaciones, realizar compras de juegos, tickets para conciertos y eventos deportivos, envío de dinero de persona a persona (está función sólo estará disponible a través de Messenger), así como realizar adquisiciones de ciertos páginas, productos y servicios que se encuentran disponibles en el Marketplace de la red. Liu también señala que más adelante el servicio habrá de extenderse a Instagram y WhatsApp, y que la idea es incorporarlo poco a poco en más países y personas.

Facebook Pay está habilitado para aceptar las tarjetas de crédito y débito de mayor uso en el mundo, así como para funcionar con PayPal. En el mismo sentido, esta compañía, Stripe y algunas otras en el mundo, serán las encargadas de procesar el sistema de pagos.

Liu advierte, sin embargo –y es aquí donde tiene lugar la aparición de la letra pequeña y la no renuncia de Facebook en torno al Proyecto Libra–, que Facebook Pay ha sido desarrollada a partir de la infraestructura ya existente en la plataforma, así como de las colaboraciones establecidas con otras empresas, de modo que “está separada de la billetera digital Calibra, la cual funcionará a través de la red Libra”. Dicho de otro modo: “Por ahora nos conformamos con esto, pero ya veremos más adelante”.

La ejecutiva también asegura que en cuanto a parámetros de seguridad se han incorporado los sistemas de encriptación de datos más avanzados para proteger la información relativa a las tarjetas y a las cuentas bancarias. No obstante, señala que será posible añadir un elemento más de seguridad a la herramienta mediante la asignación de un PIN o los datos biométricos de los usuarios (huellas digitales, reconocimiento facial), en cuyo caso no la compañía no recibirá ni almacenará dicha información.

Demasiado bueno para ser verdad, especialmente luego de los escándalos protagonizados por la compañía en los últimos años, y cuyo punto más álgido fue el affaire Cambridge Analytica, en el que haya sido por obra u omisión, Facebook ventiló la información de millones de usuarios que acaso haya servido para influir en las elecciones presidenciales de Estados Unidos y en el referéndum en torno al Brexit en el Reino Unido.

En cualquier caso, Facebook está en su derecho de intentar recuperar la confianza de sus usuarios. Y estos, del mismo modo, en el de negársela.


Comparta el artículo