¿Cómo abrir una fintech en México sin morir en el intento?

Comparta el artículo

México es líder del emprendimiento fintech en Latinoamérica. De acuerdo con un estudio de Finnovista, en el continente existen 700 empresas de este tipo, de las cuales 394 se encuentran en México. Entre las áreas en las que operan se encuentran remesas, pagos, gestión de finanzas personales, seguros, crowdfunding y préstamos, entre otras.

“Actualmente estamos viviendo un crecimiento importante en lo que se supone la industria fintech, cada vez se revela más la necesidad digital de mover dinero en la web. Este tipo de compañías llegaron para quedarse ya que han democratizado la forma en la que circula el financiamiento, sobreponiéndose a aquellas empresas tradicionales de gestión de fondos”, afirma Sebastián Medrano, managing director y CMO de Coru.com.

Aunque las cifras señalan que México es un país abierto a este tipo de emprendimientos, existen regulaciones legales y procesos que debes seguir para poder operar una de estas empresas, entre ellas destacan las siguientes:

Ámbito legal

En México ya existe una regulación, la llamada Ley Fintech entró en vigor el año pasado, por lo que es de vital importancia que la analices a profundidad. Esta ley busca regular el sector de tecnología financiera, el cual incluye plataformas de crowdfunding y criptodivisas. Ésta detalla varios temas que debes considerar: para abrir una fintech debes solicitar una autorización a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). Debes generar un plan de negocio que explique las operaciones que realizará tu empresa, características de su sistema tecnológico y las comisiones que cobrará por los servicios, entre otras.

En este tema, lo más recomendable es asesorarte con un experto en materia legal, pues cada fintech tiene diferentes regulaciones y debe cumplir con ciertos requisitos. 

“Si tu compañía es un wallet, deberás especificar los gastos, características técnicas y de seguridad del enlace con los sistemas de pago. En otros casos debes generar un estudio de viabilidad financiera de los primeros tres años de operación. así como una proyección de los ingresos esperados por concepto de cobro de las comisiones y las contraprestaciones”, señala Medrano.

Elige el tipo

Primeramente debes analizar qué tipo de fintech emprenderás. La regulación aborda cuatro rubros del sistema financiero del país: la asesoría financiera, el fondeo colectivo (crowdfunding), los pagos electrónicos y los activos virtuales (criptomonedas). 

De acuerdo al Fintech Radar México, los segmentos fintech predominantes en el ecosistema nacional son el de pagos y remesas, junto con el de préstamos, lo cuales representan el 40.7% del total de startups. Otros segmentos han visto un crecimiento importante como el Digital Banking con un crecimiento anual de 200%. Igualmente el sector de préstamos representa el 20.6%, el de pagos y remesas 20.1% y el de gestión de finanzas empresariales 13.2%, entre otros.

Papeleo y tiempos 

Investiga bien los plazos para entregar la solicitud de autorización y toda la documentación necesaria a la CNBV, la cual está integrada por casi 80 documentos generales. Debes clasifica tu información, en general se puede dividir en: documentos de la empresa, sus accionistas y su consejo administrativo.

Tras entregar la solicitud a la CNBV, la institución tiene hasta 90 días naturales para pedirte más información en caso de estar incompleta o requerir algunas aclaraciones. Después de tener la autorización, deberás de cumplir con diversas obligaciones, como las relacionadas con la contabilidad, a normatividad en materia de prevención de lavado de dinero y en materia de seguridad de la información.

Dónde operar

Como cualquier empresa, es necesario conocer la ubicación geográfica donde se va  desarrollar tu fintech; pese a que son industrias tecnológicas que pueden llegar a cualquier lugar por medio de internet, el lugar influye en su desarrollo; de hecho, de acuerdo con Finnovista, la Ciudad de México es la metrópoli con más fintech, con 61% de startups de este tipo constituidas; seguida por Guadalajara, con el 9%; y Monterrey, con el 6%.

“Es necesario que hagas una investigación de mercados para evaluar el impacto que tendría la empresa en tu ciudad, las fintech en su mayoría se dirigen a sectores no bancarizados de la población, por lo que emprender en las grandes metrópolis supone luchar contra la competencia mientras que optar por ciudades emergentes puede catapultarse al éxito en muy poco tiempo”, indica Medrano.

Financiamiento

Para que tu fintech funcione, necesitarás financiamiento, la buena noticia es que el fenómeno fintech ha tenido su mayor intensidad en los últimos cinco años, periodo en el que se crearon cerca del 70% de las fintech mexicanas. Esto también significa que la financiación a este tipo de empresas va al alza; tan sólo la financiación global a estas startups aumentó a 111.8 mil millones de dólares en 2018, un 120% más que los 50.800 mil millones de dólares de 2017, según el informe KPMG Pulse of Fintech

“Aunque hayas generado un modelo de negocios y tu idea no tiene fallas, es recomendable probarla antes de buscar ayuda de fondos de inversión. No es bueno adquirir deudas de ese tipo si tu empresa no tiene una cartera de clientes básica o no tiene definido un conjunto de servicios básicos”, comenta Medrano.


Comparta el artículo